qué debes saber antes de comprar una para no equivocarte


Las bicicletas eléctricas se han convertido en una fuerte tendencia de movilidad ‘económica’, y la realidad es que son un interesante vehículo para la movilidad personal. Es lo mismo que una bicicleta convencional, pero mucho más versátil porque cuentan con asistencia al pedaleo para hacer que los desplazamientos sean mucho menos cansados. Podemos llegar más lejos con menos esfuerzo. Sin embargo, hay un aspecto en el que muchos usuarios se están dejando engañar y es quizá en el más importante: la autonomía que declaran estas bicicletas eléctricas no es exactamente la que luego vamos a poder disfrutar bajo cualquier circunstancia.

El gran problema está en que se trata de un producto relativamente nuevo, y todavía no estamos todos acostumbrados a tratar con las especificaciones técnicas de las bicicletas eléctricas. En España tienen que llegar hasta un máximo de 250 W de potencia correspondiente al motor eléctrico, que puede estar instalado en la rueda trasera o de forma central, directamente en el pedalier. Y solo pueden prestar asistencia hasta un máximo de 25 km/h, velocidad a partir de la cual el motor deja de actuar y el sistema eléctrico, por así decirlo, se desconecta. Hasta aquí bien, pero hay algo más que tenemos que saber si no queremos equivocarnos al comprar una bicicleta eléctrica.

bicicleta electrica 1

Este es el «engaño» de la bicicleta eléctrica y la autonomía que declaran este tipo de productos de movilidad

Si alguna vez has revisado cualquier bici eléctrica con la intención de comprarla, seguro que habrás visto que en su ficha técnica se declaran esos 250 W de potencia, esos 25 km/h de velocidad máxima y otros datos como el par motor máximo y también la autonomía. El par motor máximo es importante, porque determinará en qué grado va a poder ayudarnos a subir pendiente. Y la autonomía nos dice algo tan sencillo como la distancia máxima que vamos a poder recorrer recibiendo asistencia del sistema eléctrico. Y he aquí el problema, el «engaño» o la posible confusión a la que tenemos que prestar atención para no equivocarnos en la compra.

La cuestión es que en la ficha técnica de una bicicleta eléctrica se suele declarar la autonomía máxima. Y las bicicletas eléctricas tienen un selector de modos de asistencia. Estos modos pueden ser varios, lo más habitual es que sean tres, cuatro o incluso cinco modos que van prestando de menos a más asistencia. El primero hasta 10 km/h, por ejemplo, el segundo hasta 15 km/h, el tercero hasta 20 km/h y en el modo de asistencia máxima, entonces sí, la bicicleta eléctrica utiliza toda la potencia del sistema eléctrico para prestarnos asistencia hasta los 25 km/h. Se entiende ¿verdad?

bicicleta electrica 2

Pues el problema está en que esa autonomía máxima que se declara en la ficha técnica de una bicicleta eléctrica es la que podemos conseguir en el modo de asistencia mínima. Es decir, que en este ejemplo que acabamos de ir desarrollando, si la bicicleta declarase 50 kilómetros de autonomía esta sería la autonomía que podríamos conseguir en el primer modo, que ayuda al conductor hasta los 10 km/h. Sin embargo, la autonomía es mucho menor en el modo de asistencia máxima, en el que llega hasta los 25 km/h de ayuda.

Al comprar una bicicleta eléctrica es crítico que revisemos cuál es la autonomía real en el modo de asistencia máximo que tiene el sistema eléctrico. En este caso, la autonomía en el modo de asistencia de 25 km/h podría bajar hasta 25 ó 20 kilómetros, por ejemplo. Y evidentemente, eso es mucho menos que los 50 km de autonomía máxima con los que se va a anunciar este modelo de ebike. Es importante conocer todos los datos al detalle, porque sino seguro que nos vamos a llevar una decepción desde los primeros días con nuestra nueva bicicleta eléctrica.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *